Proponemos conectar las dos entidades que configuran y sesgan nuestra forma de actuar. El corazón y el cerebro. Somos seres inteligentes, tenemos capacidades muy distintas y en distinto grado de desarrollo. Somos capaces de grandes cosas. Pero Dios, que nos creo a su imagen y semejanza, nos dotó de un cerebro inmensamente, pero, sobre todo, de una capacidad de amar aún más inmensa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR