Llega el tiempo de Cuaresma, recordamos los 40 días que Jesús estuvo en el desierto,
haciendo oración, ayuno y siendo tentado en el desierto. El desierto como sitio de prueba y
como oportunidad de crecimiento interior y espiritual. Cuaresma como tiempo de
renovación y conversión a Cristo, de coherencia, de quitarnos las máscaras y eliminar lo
superficial de nuestras vidas y redescubrir nuestras relaciones: con nosotros, con los demás y con Dios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR