La Pascua es un momento para celebrar, y ese sentimiento de alegría nos debe acompañar cada día. En casa lo compartimos con el resto de la familia, igual que compartimos otras muchas cosas. Nos queremos mucho, de igual modo que nos quiere Jesús. Estamos contentos porqué Él nos guía, nos da luz.
¡Sigamos manteniendo la alegría del hogar!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR