Ahora que ya hemos acabado la partida de ajedrez, nos damos cuenta de que hemos ganado todos: ¡Jesús ha resucitado! Nos hemos esforzado mucho para llegar hasta aquí i nos hemos llenado de buenas elecciones, renunciando a las tentaciones que se nos han presentado a lo largo de la partida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR